info@lawyerscorp.com.sv
+(503) 2505-1908

INCENTIVOS FISCALES EN LAS INVERSIONES DE GENERACIÓN ELECTRICA DE FUENTES RENOVABLES.

INCENTIVOS FISCALES EN LAS INVERSIONES DE GENERACIÓN ELECTRICA DE FUENTES RENOVABLES.

En El Salvador, en los últimos años se han iniciado diversos proyectos de generación de energía eléctrica mediante el uso de fuentes renovables, trayendo consigo importantes inversiones de capital extranjero, todo ello, potenciado principalmente por las dos licitaciones lideradas por la empresa distribuidora DELSUR, pero promovidas en conjunto con las empresas que componen el GRUPO AES, y B&D y EDESAL, la primer para la contratación de 100 MW de potencia en el año 2013 y la segunda para 170 MW de potencia, el año pasado.

Un ejemplo de estas inversiones es el de la planta de generación de energía fotovoltaica, (conocida comúnmente como energía solar, ya que surge a partir del efecto de la radiación solar mediante un dispositivo semiconductor, que son los paneles solares) de PROVIDENCIA SOLAR, la cual es, por una cantidad de ciento cincuenta y un millones de Dólares de los Estados Unidos de América, financiados por el BID, la AFD (Agencia Francesa para el Desarrollo), y la empresa NEOEN, empresa de nacionalidad francesa con presencia internacional, en plantas generadoras de energía renovable, convirtiéndose así en la planta de generación de energía fotovoltaica más grande de la región, y es que, este tipo de inversiones en el sector productivo del mercado salvadoreño, resultan sumamente atractivas, ya que la legislación salvadoreña cuenta con una ley de incentivos fiscales para este tipo de negocios.

La “Ley de Incentivos Fiscales para el Fomento de las Energías Renovables en la Generación de Electricidad”, en vigencia desde el año 2007, y reformados sus artículos 1, 3, 11 y 12, en el año 2015, nace como un compromiso de El Salvador por las medidas jurídicas vinculantes del “Protocolo de Kyoto”, surgido de la “Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático”, aprobado en el año 1997, y ratificado por El Salvador al siguiente año, con la finalidad de promover acciones que conlleven la disminución del efecto de los gases invernadero.

El objeto de la ley, indicado en su artículo primero, es el de promover la realización de inversiones en proyectos a partir del uso de fuentes renovables de energía, mediante recursos hidráulico, geotérmico, eólico solar, marino, biogás y biomasa, así como otra fuente que a futuro sea identificada como renovable para la generación de energía eléctrica.

El beneficio fiscal para las inversiones, es aplicable a todos los proyectos que califiquen para ello, pero en cuanto al impuesto sobre la renta, va escalonado, conforme a la capacidad de generación del proyecto, todo conforme al artículo 3 de la ley, de la siguiente manera:

Los proyectos en el periodo de los primeros 10 años gozarán de exención del pago de los derechos arancelarios de importación de maquinaria, equipos, materiales e insumos destinados exclusivamente para labores de preinversión y de inversión en la construcción y ampliación de las obras de las centrales para la generación de energía eléctrica, incluyendo la construcción y ampliación de la subestación, la línea de transmisión o subtransmisión necesaria para transportar la energía desde la central de generación hasta las redes de transmisión y/o distribución eléctrica.

Los ingresos provenientes directamente de la producción de energía de fuente renovable, gozarán de exención total del pago de impuestos sobre la renta para un periodo de 5 años en el caso de los proyectos superiores a 10 MW y de 10 años en el caso de los proyectos de 10 o menos MW, en ambos casos, el plazo es a partir del ejercicio fiscal en que obtengan ingresos.

La exención total del pago de todo tipo de impuesto sobre los ingresos provenientes directamente de la venta de los Certificados de Emisiones Reducidas (CER) en el marco del mecanismo para un desarrollo limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto o mercados de carbono similares, obtenidos por los proyectos calificados y beneficiados conforme a esta ley.

La Superintendencia General de Electricidad y Comunicaciones (SIGET) es la encargada de certificar los proyectos que cumplen con lo preceptuado en esta ley y su reglamento, debiendo seguirse un proceso para obtenerlo, y después de ello habrá que seguir procesos ante la Dirección General de Impuestos Internos y la Dirección General de Aduanas, ambas dependencias del Ministerio de Hacienda, para el goce efectivo de los mismos.

Si estas interesado en realizar este tipo de inversiones en el sector eléctrico salvadoreño, cuenta con nuestra asesoría y acompañamiento para protegerla y que goces de este beneficio económico que El Salvador ofrece para este tipo de proyectos.

Será un gusto atenderte,

Leave a Reply